Pomada de arcilla con plantas calmantes y antisépticas para la limpieza del cutis

Receta de pomada de arcilla

El cuidado de la piel es fundamental para mantenerla a tono y equilibrada. La limpieza diaria es una de las principales rutinas que debemos mantener si queremos que nuestra piel se muestre saludable y bella. La higiene facial es fundamental sobre todo cuando presenta afecciones como acné, eccemas o inflamaciones.

El uso de productos naturales le da a nuestra piel el equilibrio necesario, respetando sus cualidades inherentes. 

De forma sencilla, te puedes crear tu propio set básico para el cuidado de la piel. Mascarillas limpiadoras, tónicos lociones o pomadas pueden formar parte de tus productos naturales para el cuidado facial, regalando a tu piel el cuidado y mimo que necesita.

Plantas calmantes y antisépticas para la limpieza de cutis

Sea cual sea el producto que elabores, deberás incluir las propiedades de hierbas medicinales. Sólo tienes que elegir la planta, cuyas propiedades se adapten a las necesidades específicas de tu piel.

A continuación, te enumeramos algunas de las plantas más indicadas para la piel, por su efecto calmante y limpiador:

Manzanilla: propiedades antiinflamatorias la hacen muy indicada para inflamación de la piel, provocada por eccemas, quemaduras o erupciones

Avena: además de su efecto calmante es muy indicada como limpiadora

Bardana: sus propiedades limpiadoras son de las más eficaces

Caléndula: calmante, muy indicada para heridas, eccemas o cualquier irritación de la piel

Lavanda:relajante, con grandes propiedades calmantes y antisépticas para la piel. Sus propiedades antiinflamatorias contribuyen a mejorar el aspecto de la piel cuando se producen quemaduras, rojeces, eccemas, etc.


Pomada de arcilla con plantas calmantes y antisépticas para la limpieza de cutis

Si queremos elaborar pomada, deberemos utilizar productos oleosos y consistentes como vaselina, aceite, cera de abeja o manteca de cacao. Para esta mascarilla, además, necesitaremos arcilla blanca o caolín, cuyas propiedades calmantes e antinflamatorias ayudan a la regeneración de la piel y la absorción de toxinas, ayudando a su desintoxicación.

Junto a las propiedades de la arcilla blanca añadiremos las propiedades calmantes y antiinflamatorias de la planta o plantas elegidas, a través de maceración (100 gramos de la planta seca en un litro de aceite vegetal durante unos cuarenta días) o como aceite esencial.

¿Qué cantidades debemos utilizar?

  • 12 gramos de arcilla blanca o caolín
  • 30 gramos de vaselina vegetal (o cualquier otro producto de textura similar)
  • Líquido extraído de la maceración de la planta o 10/15 gotas de aceite esencial 

¿Qué utensilios debemos tener listos para la elaboración de la pomada?

(No olvidar desinfectar previamente los recipientes que vamos a utilizar para la elaboración de la pomada)

  • Cacerola o cazo
  • Recipientes de vidrio (para cocción y mezcla de productos y para envasado)
  • Cuchara de madera para mezclar producto
  • Gasa o tela para filtrar maceración

Elaboración de la pomada

  • Elige la planta que más se ajuste a tus necesidades y ponla a macerar en aceite vegetal (almendras dulces, oliva, sésamo). También puedes utilizar, en lugar de la planta macerada, el aceite esencial de la misma
  • Derrite al baño maría la vaselina, cera o manteca
  • Una vez deshecho el producto oleoso, añadir la arcilla y remover hasta integrar ambos productos
  • Dejar enfriar y, cuando el preparado esté tibio, añadir el aceite esencial o el líquido obtenido de la maceración, previamente filtrado con la gasa o tela
  • Verter sobre un recipiente de cristal donde se quiere guardar el preparado y tapar, aún caliente, para ayudar a que haga el vacío y se conserve mejor, hasta su utilización
cosmetica-natural