Síguenos:
    Compártelo en

Los higos para la mujer. Interpretación bioenergética de una infrutescencia…

Las brevas o higos son los frutos que dan las higueras a partir de junio. Algunas higueras son bíferas, lo que quiere decir que producen dos cosechas, unas en junio (brevas) y otras para agosto y otoño (higos). Cada higo en realidad no es un fruto único, si no que se trata de una flor fecundada (infrutescencias) que genera un conjunto de ellos.

higos

 

Si observamos sus formas, nos recuerdan formas femeninas y en especial las vinculadas con la edad fértil de la mujer. En general, en el campo de la geometría sagrada, y recordemos que todo lo que existe es geometría que expresa información y conciencia, las formas redondeadas hacen referencia a lo femenino, mientras que las formas rectas, hacen referencia a lo masculino, integrando entre ambas las dos polaridades que crean la realidad.

Si hacemos esta interpretación desde las corrientes nutricionales ancestrales, el Ayurveda considera los alimentos redondeados con información que promueve la energía kapha en el organismo. Cualidades kapha en la mujer se observan a través de sus formas redondeadas, las curvaturas de sus caderas, las formas de los pechos y texturas mullidas o la distribución de sus grasas corporales.

Cuando la mujer está embaraza o en época de lactancia, estas cualidades se incrementan, haciendo gala de un momento de gran apogeo en la exhibición lozana de un kapha equilibrado…a la vez que exuberante. De esto mismo nos habla la Medicina Tradicional China en el ámbito del Elemento Tierra, elemento que incluye la bioenergética del bazo-páncreas y que pondera la salud, la belleza y la lozanía bien nutrida. Al hacer estas relaciones surge la magia de cohesionar dos culturas aparentemente dispares y con mensajes diferentes, pero sólo en la superficie.

Pues bien, unamos puentes a través de este maravilloso regalo del verano tardío…y es que los HIGOS en sus formas de matriz vegetal , con sus texturas untuosas y blanditas, con sus aromas y sabores dulces, casi propios de un manjar hecho melaza y con sus colores morados que promueven la regeneración…constituyen un potenciador del kapha Ayurvédico y del Elemento Tierra, alimentando la vida, la fecundación y la nutrición profunda del cuerpo y del alma.

Gemma Romero “Dietética para la evolución de la consciencia”

Coodirectora de AIYA

Curso Nutrición Avanzada y Bioenergética del Alimento.

Publicado por Pedro / Publicado el 30 Sep
  • Comentarios del post 0

    Déjanos un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR