Síguenos:
    Compártelo en

Ese dulce veneno. El azucar.

El azúcar. Dulce, tentadora, controvertida, amada y odiada a partes iguales. Esa sustancia inseparable hasta hace poco del café o té, aparentemente inocua que se anunciaba hace años con el eslogan televisivo : “endulza tu vida”, puede llegar a amargártela.

Son ya numerosos los autores que la califican de “droga dura” ya que puede provocarnos graves problemas de salud y una adicción difícil de detectar y tratar. La ingesta de azúcar provoca una respuesta bioquímica similar a la de otras drogas liberando dopamina en el cerebro. El ayurveda nos habla de que el sabor dulce en los alimentos genera satisfacción y felicidad. Pero los sabios ayurvédicos se referían a dulzores más nobles y naturales, pues hace miles de años no tenían que lidiar con monstruos tan concentrados como los que convivimos los ciudadanos domesticados del siglo XXI.

¿Eres de esas personas que necesita darse un homenaje con algún dulce diario?¿ o a veces en situaciones de mayor estrés recurres repetidas veces al día a un chute de glucosa?. “Tres de azúcar en el café, la vida ya es bastante amarga…”cantaba la canción. ¿crees que porque utilizas sacarina o no endulzas tus bebidas estás a salvo del azúcar? ¿es la cocacola zero la solución? Lo siento pero escapar a esta sustancia blanca no es tan sencillo como nos podemos imaginar en un primer momento.

 Una sustancia química

El azúcar refinado o sacarosa no es un alimento, es una sustancia química concentrada. En su proceso de obtención desde la planta de origen, ya sea la remolacha o la caña de azucar, se le han sustraído las sales minerales y oligoelementos naturales.El azúcar de caña por ejemplo, viene acompañado de complejas combinaciones de enzimas, vitaminas y minerales, que permiten que el azúcar pueda ser asimilado y quemado fácilmente en el organismo y así darnos energía. Todo esto se pierde en el proceso de refinado, ya que se  concentra para aislar la sacarosa llegando a ser hasta un 99% de pureza. Es sin duda la sustancia de mayor pureza de todo el supermercado…y de ahí su peligrosidad que tiene en nuestro cuerpo.

Una opción “descafeinada” puede ser el azúcar moreno, ya que aún no siendo la panacea, no resulta tan dañino como la azúcar blanca, pues al ser semi refinado conserva  parte de sus propiedades nutritivas.  Pero debemos estar atentos ya que algunas marcas comerciales añaden colorante marrón o caramelo al azúcar refinado para hacerlo pasar por integral.

Debido a la gran pureza del azúcar refinado el organismo se ve obligado a ceder reservas propias de vitaminas(en concreto la tiamina), enzimas y minerales, para asimilar la sacarosa o azúcar blanco; esto produce una alteración para el  metabolismo y los órganos que pierden dichos biocatalizadores.  La tiamina se encuentra en forma natural en las frutas y verduras. El jugo de caña por ejemplo también contiene sacarosa, pero con tiamina, por lo que no hay merma en las reservas del cuerpo. Todo lo contrario ocurre cuando nos alimentamos con bollería industrial, helados, refrescos edulcorados, etc.. donde introducimos al tubo digestivo grandes cantidades de azúcar  y nada de tiamina u otras vitaminas del complejo B, para ayudar a su procesamiento.

Debido a esto se vincula el consumo excesivo de azúcar a enfermedades degenerativas  como cardiopatías, diabetes y el cáncer. Así como la obesidad, desórdenes digestivos, hiperactividad y las caries dentales.  Las grandes reservas de tiamina (vitamina B1) están en el corazón y el hígado, por lo que será de ahí de donde salga la tiamina necesaria para gestionar un consumo de azúcar refinado elevado, originando problemas hepáticos y cardiacos.

La conclusión que sacamos es que azúcar blanco no nutre, aporta calorías vacías y  le roba al cuerpo nutrientes que ya posee.

Además en el proceso de obtención del azúcar, concretamente  en la etapa de refinado se utilizan sustancias químicas como el ácido sulfúrico (usado en la industria como corrosivo), de efectos perjudiciales para la salud.

Por lo tanto no es solo el temor a las caries dentales, aquellos con lo que nos amenazaban nuestras amorosas madres el efecto nocivo para nuestra salud. Es también el temor a las dolencias cardíacas, problemas endocrinos, nerviosos, el envejecimiento y la muerte prematura, lo que nos debería conducir a erradicar el vicio de consumir azúcar refinado.

Las últimas investigaciones  apuntan que el azúcar puede inducir al cáncer. A nivel celular, existen enzimas que contrarrestan los efectos negativos de algunos desechos celulares que se producen en la respiración de la mitocondria. Algunos de estos residuos se denominan radicales libres. Pero para que estos enzimas protectores desarrollen su función es necesario un equilibrio de minerales. Una de las acciones del azúcar es consumir estos minerales del cuerpo, con lo que las enzimas no son tan efectivas en su función de protección. Aumenta  la presencia de estos radicales libres que pueden causar la generación de sustancias celulares cancerígenas.

Por otro lado el sistema nervioso consume grandes cantidades de azúcar y oxígeno. Nuestro cerebro es el órgano más sensible a los altibajos de la glucosa en sangre. Esta cantidad de glucosa en sangre o índice glucémico debe estar en equilibrio con la cantidad de oxigeno sanguíneo. Cuando el nivel de glucosa en sangre es relativamente bajo, aparece la desagradable sensación de hambre y bajón energético.

El proceso digestivo del azúcar es realmente sencillo y, en pocos minutos unos gramos de sacarosa se han convertido en glucosa y pasan a nuestra sangre. El organismo pone en funcionamiento una serie de reacciones internas para mantener el nivel de glucosa en nuestra sangre en valores entre 80-100mg de glucosa/100ml sangre. Estos parámetros son registrados por nuestro organismo, a través de quimioreceptores en el hipotálamo, e inmediatamente el sistema nervioso ordena a las glándulas endocrinas (en especial el páncreas) descargas de glucagón o insulina para regularlos en función de si el índice glucémico es menor o mayor a los valores óptimos. Pero si estamos introduciendo azúcar en nuestro cuerpo frecuentemente y en grandes cantidades, no dejamos que los mecanismos de regulación del organismo funcionen adecuadamente para compensar estos desequilibrios. Debido a las elevadas dosis de glucosa y su rápida aparición en la sangre, el organismo se ve obligado a liberar grandes cantidades de insulina para convertirla en glucógeno, fenómeno que provocará una bajada abrupta de los niveles de glucosa en sangre que nos producirá una hipoglucemia reacional. ( Concentración menor de la deseada de glucosa en sangre por efecto de una aumento súbito de insulina). Y nos sentiremos con hambre, vacíos y desanimados.

SP_GIChart

Nuestro cuerpo trasforma el azúcar en glucógeno de forma natural y lo almacena. Pero nuestro organismo no puede guardar cantidades ilimitadas de glucógeno. Cuando sobrepasamos los límites de almacenamientos de glucógeno hepático y muscular  parte del azúcar es trasformado en moco y desechado a través de la mucosa de los bronquios o intestinos. Otra parte es trasformado por el hígado en triglicéridos, es decir, grasas. Es por esto por lo que es sabor dulce aumenta el dosha Kapha.

Las industrias de la alimentación eliminan grasas de sus alimentos pero nos las introducen de forma indirecta. Nos elevan la cantidad de azucares añadidos de forma que nosotros mismos lo convertimos en grasas en nuestro laboratorio interior.

Estos niveles elevados de glucosa en sangre debilitan nuestro sistema inmunológico haciéndonos proclives a toda clase de virus e infecciones bacterianas, micóticas y procesos autoinmunes o alérgicos.

La producción industrial de azúcar requiere de un proceso de carbonatación, fenómeno que habrá que la sacarosa que ingerimos a diario, perturbe el equilibrio calcio-fósforo de nuestro organismo.  Debido a esto necesitaremos aumentar la cantidad de calcio en la sangre (y este se obtendrá de los huesos y dientes, lo que hará que se debiliten). Y también necesitaremos disminuir la cantidad de fósforo haciendo que al individuo se sienta débil, sin energía. Por otro lado, la sangre tiende a acidificarse con los excesos de azúcar.

Otro de los efectos es que perjudica a tu belleza ya que el consumo excesivo de glucosa deteriora el colágeno y acelera el envejecimiento de los tejidos provocando la flaccidez y descolgamiento de la piel.

Para hacernos una idea de la diferencia entre la panela o azúcar sin refinar, el azúcar moreno y el azúcar blanco, compara el contenido en minerales y vitaminas.


image001different-types-of-sugar

 

El azúcar, villano enmascarado.

El azúcar está en casi todos los alimentos que son elaborados por la industria alimentaria. Panes, galletas, helados, sopas deshidratadas, alimentos precocinados, etc…

Para intentar esquivarlo debemos leer bien el etiquetado. Fijaros que esta información se encuentra en el lugar más oculto del envase o enmascarado por otros nombres.

Incluso los productos de herbolario o dietéticos llevan azucares camuflados con nombres que nos hacen creer que son “más saludables” como jarabe de arroz o jarabe de maíz.

A continuación presento una lista con palabras que se usan como eufemismos para ocultar el azúcar.

  • ¡¡¡ Todos los ingredientes con la palabra jarabe son azúcar!!! Jarabe de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, jarabe de malta, jarabe de arce o de arroz
  • La miel de ágave.
  • Edulcorante de maíz.
  • Jugo de caña deshidratada.
  • La Dextrina y la dextrosa.
  • La fructosa, glucosa, lactosa, maltosa y sacarosa.
  • Jugo de fruta concentrado.
  • El sorgo y la melaza.
  • El Xylose.

Si quieres endulzar tus bebidas u otros alimentos sin demasiadas calorías, una opción saludable a los edulcorantes artificiales es la estevia, de origen natural. Por su poder endulzante e inocuidad para la salud.

Os dejo como reflexión dos etiquetas de dos alimentos, una bebida comercial y un producto artesano. Uno con azucar y otra en la que no aparece la palabra azucar añadido…pero con trampa!

¿Sabéis qué trampa es?

img_Iqn2uTz83KoySDMHY0vklAQrtGgU4V

 

 

 

2074-etiqueta_zumo_pi_a_bihortal

 

14abq0x

En esta caso el producto es con cero azúcar añadido, pero fijaos lo que lo sustituye!!

Pero esto es otra historia…

Pedro Arce


FORMACIÓN AYURVEDA

AIYA, Metro Ópera. Madrid.

Publicado por Pedro / Publicado el 16 Dic
  • Comentarios del post 70

    Publicado por soledad el
    • Ene 24 2016
    Responder  
    Muy interesante el articulo muy buena informaciòn que no tenia clara y yo que soy muy buena, para los dulces con esto adiòs a todo aquello que daña mi salud ,esto me ha abierto los ojos de cuanta basura comemos dìa a dìa ohhh Diosss Màs encima optando ,por la fructosa,jarabe llevando mas azùcar .saben lo que no entiendo como nuestras autoridades de la salud no informan esto y sacan de los colegios toda esa venta chatarra y dulces que se le venden a los chicos con las consecuencias de futuros obesos .por Dios hasta donde llega el amor al dinero .gracias por compartir el articulo asi abriremos muchos mas los ojos .Bendiciones !!!!
      Publicado por Pedro el
      • Feb 8 2016
      Responder  
      Gracias Soledad. Un abrazo
    Publicado por Cris el
    • Mar 9 2015
    Responder  
    Interesantehttp://www.huffingtonpost.es/jorge-dotto/las-tostadas-quemadas-causan_b_6737202.html?utm_hp_ref=spain
    Publicado por Encarna Vidal Vallinas el
    • Feb 5 2015
    Responder  
    Hola Pedro ! Más vale tarde que nunca, pero aquí estoy. Lo primero quiero felicitarte por el articulo que como ya te dije el otro día me parece excepcional. Tengo que decir, que desde hace muchos años llevo haciendo guerra al consumo tan grande por parte de conocidos , amigos y familiares de los azucares refinados . Tristemente no todo el mundo ve las cosas o piensan como nosotros, considero que es su elección, al igual que un aprendizaje que tienen que realizar por ellos mismos . No obstante ,vivimos en una sociedad donde los intereses por parte de la industria Alimentaria es ganar y ganar a toda costa ,sin importar el daño a la salud que puedan causar a los consumidores , a tal punto que muchos de los grandes de esta industria, no consumen esos alimentos porque son conscientes del procesamiento pero si saben enriquecerse a través de un gran trabajo de marketing para ponerlo. lo más atractivo a la vista del consumidor y hasta hacen eslogans publicitarios vendiendonos lo felices que podemos estar e incluso la energia que nos puede proporcionar este tipo de alimentos . Mi opinión, desde mi punto de vista con respecto al consumismo de azúcar, ya sea en forma de bollería, mermelada de herbolario con fructosa recomendada para diabéticos (gran error) azúcar blanca e incluso la teñida de marrón por nuestro amigo Mercadona, haciéndonos creer que es azúcar moreno de caña ( jaja) , hace que nuestro sistema metabólico entre en una forma de espiral con demanda automática de azúcar , creando así una dependencia con un grave daño en nuestro organismo tanto a nivel metabólico , cerebral , físico y energético. Una caloría simplemente es energía que nos puede proporcionar un alimento a nuestro cuerpo , pero ,la mayor parte de este tipo de alimentos que comemos hoy en día no aportan ningún nutriente, generando así en nuestros cuerpos un hambre nutricional. Así la mayoría de las personas que consumen este oro blanco llamado *azúcar* lo único que consiguen es una adicción que les hace pensar que tienen hambre pero realmente el cuerpo le está demandando más azúcar , no piensan en el daño , el porque cada dia existe más obesidad y mas problemas con la diabetes una gran desconocida para la mayoria por ser una enfermedad muy silenciosa pero con efectos muy desastrosos en muchos casos. La mayor parte de la gente no es consciente de este daño..........lo único , pienso muchas veces, que si poco a poco la sociedad va avanzando y cada dia somos unos pocos más difundiendo este tipo de mensajes para que la gente tenga mas consciencia, pondremos nuestro granito de arena para que los niños de hoy que serán el futuro de mañana, sean mucho mas conscientes y tengan mucho más conocimiento de todo esto que lo que nos fué inculcado a nosotros. Yo estuve en esa espiral del azúcar , hoy en día soy vegetariana ,consegui que mis niveles de azúcar se estabilizaran y poco a poco esa grasa depositada durante años empezó a desaparecer poco a poco por si sola. Muchas personas piensan que el azúcar da felicidad y ayuda en estados depresivos , para ellos es su verdad. Mi verdad es .....que la felicidad está dentro de nosotros mismos. Esta sensacion....no hay AZUCAR que pueda sustituirla. NO AL AZUCAR!!!!!!!!!!!!!!! P.D Gracias por hacernos participes de tu sabiduria.
      Publicado por Pedro el
      • Feb 11 2015
      Responder  
      Gracias Encarna Me encanta eso de que la felicidad está en el interior y no hay azucar... Un abrazo
    Publicado por ana m vallejo el
    • Ene 19 2015
    Responder  
    Hola Pedro. Muchas gracias por este interesante y completo articulo, la verdad es que es triste ver como las grandes industrias engañan a la sociedad ofreciendo cosas inexistentes siempre para satisfacer sus propios intereses. Hay mucha información acerca de lo perjudicial que es el azúcar, pero creo que también nos falta mucho por conocer sobre todos estos ingredientes "enmascarados" que nos venden incluso en ocasiones como sanos. Observando y analizando como ha sido mi alimentación hasta ahora (y digo hasta ahora porque espero mejorarla) veo que no sólo he tenido creencias erróneas, sino que también hay una carga subsconciente bastante fuerte, un componente emocional que desde pequeños nos inculcan, en este caso con los dulces, que si te premio por hacer esto, que si la tarta del cumple.. en fin.. utilizándolos siempre moneda de cambio. Lo bueno de ser consciente de todo esto es que siempre estamos a tiempo de aprender, de cambiar y de mejorar. Gracias, Feliz año y perdón por la tardanza.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 20 2015
      Responder  
      Hola Ana Gracias por tu comentario y un abrazo
    Publicado por Belén el
    • Ene 15 2015
    Responder  
    Es un problema de concienciación, de cambiar actitudes que nos han condicionado durante muchos años, de educación (o de falta de ella), de humildad, reconocer que no lo sabíamos todo y que, todavía hoy, lo que pensábamos bueno no lo era tanto, que donde creíamos estar bien informados, simplemente estábamos manipulados. Que no somos todo lo libres que imaginamos, que nuestros pensamientos no son tan nuestros. Que hemos estado ciegos porque no queríamos ver, porque la realidad a veces duele, porque miramos más hacia fuera cuando deberíamos bucear más en nuestro interior. Y a veces, solo a veces, leemos algo que nos abre los ojos a una nueva percepción, un nuevo conocimiento, un nuevo camino. Algo que nos hace ser un poco más conscientes de dónde estamos y hacia dónde queremos dirigir nuestros pasos. Solo a través de un conocimiento responsable seremos capaces de ser un poco más libres para elegir, para rechazar, para entender, incluso para disculpar. Gracias Pedro por compartir tu sabiduría y por darnos la posibilidad de ser un poco más libres. Un abrazo. (Llego tarde al blog y he leído los comentarios. Comparto que la trampa está en el concentrado y la fructosa).
      Publicado por Pedro el
      • Ene 16 2015
      Responder  
      Hola Belén La ignorancia es la base del sufrimiento. Pero como tú bien dices a veces duele asomarse y asumir la verdad. Una vez que se atisba el camino, aunque sea una persepción de apenas unos instantes, los atajos u otras direcciones se vuelves amargas y carentes de significado. Gracias y un abrazo
    Publicado por Nieves el
    • Ene 14 2015
    Responder  
    Hola Pedro, Ya había leído algo sobre el azúcar pero tu artículo me ha acabado de abrir los ojos con respecto a esa droga que está admitida y hasta potenciado su consumo en toda nuestra sociedad. Ahora cuando veo la publicidad que nos bombardea constantemente con productos ricos en “mil cosas” y con sabores a cada cual más apetecible, veo la manipulación que hay detrás y lo engañados que tienen a la población. Si la gente supiera como va actuando esta droga en el organismo, sería como el tabaco y en cada envase tendría que poner ¡¡¡El Azúcar perjudica tu salud!!! No entiendo como a sabiendas de lo mala y adictiva que es, no se controla su uso en toda la cadena alimenticia. Ya sabemos que es todo un negocio pero a la larga causa enfermedades que repercuten en el sistema sanitario con el coste que ello supone para el Estado. Claro que si vamos más allá, esto supone un negocio para las farmacéuticas, que al final de toda esta cadena de intereses económicos son las más beneficiadas. Solo espero que estos artículos lleguen a cuanta más gente mejor y que nos abran los ojos a la “verdad” y podamos elegir como queremos alimentarnos. Gracias por tu interés en hacernos conscientes a otra realidad. Otro mundo puede ser factible
      Publicado por Pedro el
      • Ene 14 2015
      Responder  
      Hola Nieves Gracias a tí por compartir tu opinión con todos nosotros.Un abrazo
    Publicado por Marisa el
    • Ene 12 2015
    Responder  
    Endulzantes, edulcorantes, pastelería industrial, artesana....azúcar, a fin de cuentas, por un tubo. Y es que prácticamente esta sociedad en la que vivimos nos la vende en publicidad engañosa, en medias verdades y a veces con argumentos pseudo científicos, como cuando fue la época de la sacarina y más recientemente de la fructosa. Creo que el problema del azúcar trasciende al meramente metabólico. Hay algo más. En una sociedad insatisfecha y bastante frustrada, se necesitan ciertos "placeres" que nos endulcen la vida. Y ahí muy astutamente se ha colado la industria alimentaria para darnos aquellos de lo que carecemos: dulzura. El problema es que este regalo es un regalo envenenado. Aparte de los problemas físicos que conlleva y que ya has mencionado, entramos en la espiral de la insatisfacción permanente que nos lleva a convertirnos en unos patológicos adictos al dulce. Galletas, bollos, mermeladas.... Y aunque sean ecológicos, artesanos o hechos por la abuela no dejan de llevar endulzantes que nos acaban amargando la vida. Aún hoy me sigue sorprendiendo que productos ecológicos estén endulzados con fructosa o concentrados. Y me rasgo las vestiduras cada vez que voy a un conocido restaurante vegetariano en Madrid y todos sus postres llevan fructosa. Ignorancia? No lo se. Creo que es más una cuestión de indiferencia. Mi pequeña aportación a este artículo de Pedro es deciros que cuando hago un dulce le pongo malta de cebada que es nutritiva y elaborada por procesos enzimáticos, o amasake de arroz, de mijo, de avena. Es decir, que alternativas tenemos para darnos un pequeño homenaje cuando el día está gris. Y digo pequeño homenaje, no convertirnos en unos zampabollos porque pensemos que estos productos son la panacea universal. Y por cierto Pedro, hoy toca hablar del azúcar, pero la sal........
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Bravo Marisa, da gusto leer comentarios como este! Totalmente de acuerdo. Y la sal...pues para otro capítulo: "Ponte a salvo y no mires atrás, pues te convertirás en estatua de sal". San Mateo 8,23-27
    Publicado por cris el
    • Ene 12 2015
    Responder  
    Gracias Pedro por abrirme los ojos, llevo un mes sin probar el azúcar y aumentando el consumo de frutas y me siento mucho mejor. Llevo años trabajando en publicidad y soy testigo de como grandes compañías "compran" cualquier artículo de investigación seria que ponga de manifiesto el riesgo de consumir azúcar y sus derivados. El negocio del azúcar y sustitutivos mueve tal cantidad de dinero que no interesa luchar contra tan enorme monstruo. Mientras otros hacen dinero a costa de nuestra salud también las farmacéuticas se forran vendiendo medicamentos para curarnos de enfermedades provocadas por el consumo de estas sustancias que se podían evitar si nos tuvieran informados.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola Cris Es un vergüenza pero me temo que estás en lo cierto. Me alegro que te sientas mucho mejor con esos cambios en tu alimentación. Sigue así!Gracias y un abrazo
    Publicado por Elena Quezada el
    • Ene 12 2015
    Responder  
    Muchas gracias por el artículo Pedro! Hace aproximadamente un año leí un artículo de Eve O.Schab una mujer que, después de informarse del daño que podía causar el consumo de azúcar refinado, decidió que ella y su familia intentarían no consumir esta sustancia durante un año. Cuenta que fue toda una odisea encontrar productos sin edulcorantes artificiales o azúcares camuflados. Según iba pasando el tiempo sin consumir este veneno pudo observar como la salud de su familia mejoraba notoriamente, la digestión, el humor, los patrones de sueño, aumento de energía y hasta el sistema inmune ya que enfermeban menos.El artículo me alentó a seguir buscando más información sobre esta dorga, ya que me encantaba la coca cola y la bebía frecuentemente, la verdad nunca me había interesado en informarme cuánta azúcar contenía, hasta que ví en un vídeo que eran aproximadamente 12 cucharadillas de azúcar por lata!!! Ahora llevo mucho tiempo sin consumirla y en mi entorno se ha cambiado el azúcar blanco por estevia o panela para endulzar las bebidas o alimentos. Evitamos tomar azúcar refinado aunque somos conscientes de que es dificilísimo evitarla en su totalidad, sobre todo al ir a comer o a tomar algo fuera de casa, ya que lo puedes encontrar hasta en los alimentos más insospechados.Una de las trampas que no lleva el nombre de azúcar, se ve el ciclamato de sodio o E-952 (en la etiqueta de coca cola zero) , que es un edulcorante sintético, que se emplea en alimentos y bebidas, se ha comprobado en experimentos con animales que causa diversos problemas como retardo en el desarrollo fetal, problemas en el hígado, cáncer, etc. Está prohibido desde 1970 en Estados Unidos y recientemente en Suecia, Bélgica, Holanda, Francia, Gran Bretaña, Irlanda y Noruega.Está claro que la información es una herramienta fundamental para saber lo que comemos.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola Elena. Muy bueno tu comentario. Me alegra comprobar tu la curiosidad y que las ganas de saber se remontan a tiempo atrás.Gracias y un abrazo
    Publicado por Cata el
    • Ene 12 2015
    Responder  
    Querido profe, ha sido muy pedagógico el articulo que has realizado. Queda muy claro qué sucede en nuestro organismo al tomar azúcar refinada o sacarosa. Muy interesante como puede repercutir negativamente la perdida de minerales, en la función de la mitocondria de la célula. También muy practico saber como suelen camuflar este blanco veneno, para intentar que no nos den gato por liebre. Pedro, gracias por compartir tus enseñanzas. Te deseo cosas bonitas para este año.Saludos.Catalina.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola Catalina!gracias por tus cariñosas palabras! Yo también te deseo lo mejor.Un abrazo
    Publicado por ANA el
    • Ene 11 2015
    Responder  
    Se puede decir más alto pero no mas claro, gracias Pedro por transmitir tus conocimientos de una manera tan sencilla! Es indignante que en la sociedad en la que vivimos, la industria alimenticia abuse de la ignorancia de los consumidores, ofreciendo productos "saludables" que son tan perjudiciales, como por ejemplo la fructosa o todos los derivados que camuflan los azucares refinados. Para mi, lo mas importante es transmitir toda esta información para que el usuario pueda hacer una libre elección, sabiendo lo que se va a ingerir y las consecuencias que se pueden desencadenar a largo plazo si los consumimos de manera abusiva.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola AnaTrasmitamos esta información! Es necesario y nuestro deber como naturópatas y terapeutas!Gracias y un abrazo
    Publicado por Esther el
    • Ene 11 2015
    Responder  
    Bueno Pedro antes de nada muchas gracias por compartir tus conocimientos . El conocimiento nos da poder, la capacidad de poder elegir. Aunque confieso que no es nada sencillo, estamos muy sumergidos en esta sociedad en la que vivimos con intereses ocultos y poco humanos. No me gusta que me mientan ni sentirme engañada y sin embargo tenemos que andar con mil ojos, documentandonos, contrastando e investigando para descubrir engaños constantemente. Gracias por mostrarme la verdad.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola EstherAsí es. Y es necesario estar informado para no ser engañado. Debemos ser activos en esto y estar preparados!Gracias y un abrazo
    Publicado por MariaZ el
    • Ene 11 2015
    Responder  
    Hola a todos! Primero muchas gracias Pedro por el articulo tan interesante y educativo que compartiste con nosotros! Tragando el ultimo bocado de los millones de dulces que consumí durante las fiestas, casi ciega del hiperconsumismo de azucares ya puedo filosofar el tema y hablarlo en serio..! Claro que me gustan los dulces! Pero estoy responsable y decido yo por el tipo de dulces y azucares que consumo... Que quiero decir con esto? Me molesta que la industria decide lo que yo ingesta! Me enfada su propaganda y los ingredientes tipo ¨chino¨ que para entenderlos tengo que tener un conocimiento especial y elevado! Me disgusta que la economía industrial ofrece “salud” engañándome y afectando mi salud! Así que respondiendo a tu pregunta... Aromatizantes, colorantes, conservantes, zumo concentrado, fructosa etc etc.. Para mi la trampa en el producto “artesano” no es solo en la fructosa sino en el zumo concentrado también. "Los zumos concentrados han seguido un tratamiento de conservación y para obtener un sabor lo más parecido al natural han añadido azúcares y colorantes!”. Así que en total la etiqueta y el producto es una trampa! Venden un zumo de piña que no lo tengo muy claro si al final lleva algo de piña como fruta o si todo es aromas, conservantes y colorantes!!!! Vaya un producto artesano! Creo que no hace falta comentar lo que hay que hacer y no. Solo estar atento con los productos empaquetados especialmente los que podemos producir nosotros de manera fácil y segura! Igual esto no es posible para todo el mundo, pero cada uno es responsable por su propia calidad de salud y de vida! Un abrazo!
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola Maríaefectivamente, como le respondo a Esther, tenemos mucha responsabilidad en todo esto.Gracias y un abrazo
    Publicado por charo el
    • Ene 9 2015
    Responder  
    HOLA A TODOS, FELIZ AÑO CON RETRASO, Azúcar ha sido una novedad total el articuló para mi, cuando he sido muy golosa, pensando que el azúcar era buena, (según mi creencia), gracias por esta información y efectivamente hay que parar y analizar el por que, se come azúcar, ejemplos (cuando estas triste y te comes un bollo, cuando te da una bajada de tensión y te dan un caramelo por que te dicen que te falta azúcar etc), azúcar por todos los lados. Y nos esta destrozando poco a poco, y tomando un café lo comento a nivel de conversación por que me llamo mucho la atención, fue como algo nuevo para mi, y me miran y no somos conscientes, yo pare y reviso etiquetas y miro si tienen azúcar. La trampa para mi esta en Concentrado de zumo.......que damos por hecho que es fruta ...sana y esta lleno de azucares y mas cosas, .Saludos para todos y nos vemos ya pronto, gracias ..... Charo Garcia
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Hola CharoMe alegro mucho que te haya servido esta información.Gracias y un beso
    Publicado por Mercedes el
    • Ene 9 2015
    Responder  
    Hola Pedro,Para empezar y con respecto a las trampas, hay múltiples: la fructosa, "artesanal", productos que a saber las consecuencias que tienen, zumos concentrados, etc. Pero no sólo son trampas conceptuales que resuenan a "sano", "natural" y "beneficioso" para la salud, también hay trampas más sutiles que nos embaucan, como los colores llamativos, la idea que imprimen para hacernos creer que con esos productos vamos a adelgazar o a no engordar o a estar sanos y radiantes; la publicidad tan emotiva y sensible que utilizan que nos llega directamente y hace que pensemos que con esos anuncios, esos carteles, esas maravillosas etiquetas: esos productos son geniales. Basta ya! cada vez tenemos más información y formación, sabemos más sobre los componentes que llevan los alimentos y que son dañinos, aunque se presenten en envoltorios preciosos y con etiquetas sugerentes. También sabemos más sobre el efecto o los procesos que ocasionan esos ingredientes maléficos. A niveles superiores, ya sean gubernamentales o de otro tipo, se manejan tantos intereses económicos que hacen que no erradiquen estos abusos, engaños. Afectan a grandes empresas alimentarias, las cuales introducen ciertos elementos que son nefastos para nuestro organismo, que nos harán enfermar y que luego vendrán las grandes farmacéuticas a intentar sanarnos, es alucinante lo que mueve todo esto: dinero, dinero y dinero, sin importar nada más!!! Por ello tendremos que empezar una labor a pequeña escala para que nosotros y los de nuestro entorno y mucha gente que cada vez es más consciente de esta necesidad de tomar medidas, empecemos a cambiar nuestros hábitos, a sabiendas de lo que está ocurriendo en nuestro organismo e intentemos evitarlo. Quizás tenga que ser poco a poco, pero deberíamos tender a una alimentación más natural, más adecuada, que nos ayude a ser felices y a estar sanos. He leído algún artículo más sobre el azúcar, el último este que os adjunto enlace: http://remediosparaelalma.com/127-razones-para-no-consumir-azucar/Da que pensar.... y además como hay tantos productos que llevan azúcar blanco refinado, es complicado. Yo abogo por una alimentación más casera, siempre que se pueda que elaboremos nuestros platos, en la que tenemos la obligación de saber con certeza qué hemos comprado (de ahí la necesidad de leer bien e interpretar las etiquetas) y buscar comercios que nos den confianza. Pues sólo así sabremos que esos platos son sanos y podemos seguir endulzando nuestra vida pero con edulcorantes naturales que no nos vayan matando... Y a disfrutar!!!Un abrazo.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 13 2015
      Responder  
      Bravo Mercedes!Me ha gustado mucho tu comentario. El tema de saber interpretar el etiquetado de los productos es de enorme importancia.Gracias y un fuerte abrazo
    Publicado por Daniel magdaleno el
    • Ene 8 2015
    Responder  
    Me parece que según la Qmipersonas esto es un problema más o menos grave, ningúpara todos trae consecuencias bioquímicas negativas.Por otra parte supongo que la adicción que produce no es únicamente psicológica sino también física. Como digo me imagino que según para que personas es más o menos peligrosa. Supongo que dependerá mucho del metabolismo de la persona y la capacidad de este para asimilar estas sustancias químicas. Por otra parte me parece que es un problema insignificante comparado con la fluoracion del agua y la cluoracion de la misma. Me surge una duda, ¿Si le añadiesen las vitaminas que la faltan que ocurriría? Y otra más. Para una persona combaleciente no es bueno el chute de energía rápido que da?. Sinceramente me gusta mucho el azúcar. Soy adicto y me parece.la droga con menos efectos secundarios negativos que consumo. Por otra parte pienso que todo en exceso es malo y supongo que el azúcar será más o menos mala dependiendo de lo que endulces y otra duda que m surge es que si la consumas con lo que la consumas es mala o si la consumes junto a frutas es inocua . Bueno gracias por la info Perdón por las erratas se me cambian las palabras de sitio solas
    Publicado por ana el
    • Ene 7 2015
    Responder  
    hola! Muy interesante el articulo, sobre todo por pasar de saber que el azúcar refinado es malo a entender porqué lo es, conocer los procesos que genera en el cuerpo.Ya tenía cuidado antes con las etiquetas pero ahora lo tendré mas, además de difundir el mensaje a los allegados! Poquito a poco hacernos conscientes de lo que estamos dando de comer a nuestras células y como nos influye en lo global. Gracias Pedro!
      Publicado por Pedro el
      • Ene 9 2015
      Responder  
      Hola Ana. Difunde en tus seres queridos, es importante que la gente esté informada para que luego puedan elegir con conocimiento. Gracias y un abrazo
    Publicado por LitosInk el
    • Ene 7 2015
    Responder  
    Está muy bien el artículo. Personalmente SI le otorgaría el calificativo de droga dura, sin comillas. Y lo peor de todo es que como se denuncia en el documental "hungry for change" es una droga dura que se regala a los niños desde casi la mas temprana edad. Yo si me reconozco como un niño que fue adicto a esa substancia, recuerdo darme sendos atracones de natillas de vainilla que mezclaba con natillas de chocolate a las que añadía leche condensada, y el subidón nervioso e histérico que me daba con el consecuente bajón depresivo.. Mi experiencia también tratando de consumir la menor cantidad de azúcar posible, ya de adulto, fueron mareos, desordenes químicos e incluso desmayos. Lo que me hizo intentar "quitarme poco a poco" hasta que finalmente acepté que no puedo escapar completamente de ello y simplemente intento evitarlo.Y hay que añadir, en la sociedad en la que vivimos, es prácticamente imposible escapar de azúcar refinado, principalmente porque no le dedicamos el cariño, el dinero y el tiempo necesario a cocinar nuestros alimentos de la manera más sana posible, y quien más, quien menos, acaba comprando algún producto precocinado (aunque sea un simple puré de tetrabrick) que está colmado de azúcar, pongamos 9 gramos de hidratos de carbono de los cuales 8,2 son azúcares.Me aterran también las consecuencias que esto pueda tener para el correcto funcionamiento de nuestros cerebros.. Realmente somos el resultado de unas pocas generaciones de grandes consumidores de azúcar refinado.. Y creo que se nota ampliamente en la memoria y el estado fisico que tenemos.. Ya si le sumamos las horas que se dedica al candy crash.. Vamos a terminar por ser zombies sin aspiraciones..Como respuesta.. Ese zumo aprobará el examen si está tan concentrado. No indica que porcentaje de sus hidratos son azúcares.. Nos lo podemos imaginar.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 9 2015
      Responder  
      Hola Lito. jajaja qué es el Candy crash? supongo un video juego. Muy interesante tu testimonio. Y me gusta la reflexión acerca de las generaciones, ya que efectivamente el estilo de vida ha cambiado drásticamente en las últimas 2-3 generaciones. Esto tendrá grandes repercusiones para nosotros...bueno, ya las tiene. Gracias y un abrazo
    Publicado por Virginia el
    • Ene 7 2015
    Responder  
    Buenas tardes, la fructosa está claro que es otro veneno e imagino que los concentrados tampoco serán saludables, ya que todo lo tratado...pierde beneficios, lo que me parece una vergüenza es que nos vnedan productos dañinos para la salud y con la información enmascarada, ya que el que no esté al día o no tenga tiempo para estar imformándose de todo esto, desconoce todos los efectos nocivos de un montón de "alimentos" que nos venden y ya no de forma incontrolada si no desgraciadamente controlada. Y para colmo lo cuelan también en productos ecológicos, supuestamente sanos... Muchas gracias por la información.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 9 2015
      Responder  
      Hola Virginia. Al final nos venden lo que compramos, por eso estar informado es tan importante. A las empresas solo le interesan lo números. Gracias y un abrazo
    Publicado por Irene C. el
    • Ene 6 2015
    Responder  
    Bueno, la trampa es la fructosa claro esta. Me ha gustado mucho el articulo, se entiende perfecto y me deja con un sentimiento terrible, yo trabajo en un herbolario y de verdad intento ayudar en todo lo que puedo y ser sincera, lo que veo ahora es que soy muy ignorante con respecto a los listos de marketing y acabo engañando a la gente pero sin saberlo. Se pone difícil vender y más difícil comprar. Una pregunta, hace poco mi jefa ha traído azúcar de abedul, tiene solo un 7 de indice glucémico que es muy bajo, no? pero entiendo que esta refinada....es la misma basura que el azúcar blanco pero camuflada?? En fin, siento la tardanza.... Nos vemos pronto.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 6 2015
      Responder  
      Hola Irene Que tenga 7 de índice glucémico es buena señal. Ya veremos lo que significa eso y porque un índice glucémico bajo es deseable frente al alto. Gracias y un abrazo
    Publicado por celia el
    • Ene 4 2015
    Responder  
    Gracias por este articulo Pedro, se lo he pasado a todos mis contactos para que lo lean y sepan qué están consumiendo y sus efectos. Todos necesitamos el sabor dulce en nuestra dieta, como bien dices, lo asociamos a satisfacción y felicidad... ¿quien no se ha sentido triste o desazonado y le han entrado unas ganas locas de comer chocolate? el problema radica en que asociamos dulzor con azúcar. Hace años descubrí que incorporando en la comida el sabor dulce a modo de calabaza, zanahoria, chirivía, boniato... ya no necesitaba esa "galgada" de después de comer. A mi modo de entender creo que la clave en todo esto es la FIBRA, tanto al azúcar de caña, remolacha, fructosa o cereal le estamos eliminando toda su fibra y con ello dificultando su asimilación de una manera sana y natural. Me resultó muy ilustrativo el ejemplo que pusiste en clase sobre la hoja de coca y la cocaína.... ya que exactamente lo mismo es lo que pasa con el azúcar refinado. Dá que pensar. Creo que otra de las claves fundamentales está en consumir de manera habitual alimentos naturales, que sean una materia prima en sí misma, una dieta basada en cereales, legumbres, semillas, algas, frutas y verduras no dá lugar a ningún tipo de confusión en la lectura de etiquetados. Todo alimento procesado, a mi modo de entender, pierde toda su energética, está muerto. Consumamos alimentos "vivos", que generen vida por si mismos, de un grano de arroz sale una planta así que,¿qué no hará en nuestro organismo?. Respecto a las trampas de las que hablas destacaría que cuando en un alimento leemos la palabra artesano o ecológico mentalmente ya pensamos en que es saludable. La fructosa es un azúcar refinado igualmente pero de origen diferente. En la tercera etiqueta por ningún lado aparece la palabra azúcar, luego aparentemente es un producto "sin". Por ultimo, simplemente hacer una aportación. En el listado de ingredientes a evitar que nos facilitas haces mención a los siropes y melazas; mucha gente, incluida yo, confunde melazas con maltas. Por lo que tengo entendido, las maltas proceden del cereal germinado y tostado que junto con la cebada que le añaden se genera una fermentación natural que lo hace una muy buena opción para endulzar. Un abrazo. Celia.
      Publicado por Pedro el
      • Ene 6 2015
      Responder  
      hola Celia Gran aportación. Además de los hidratos de carbono la malta incorpora proteínas vegetales, hierro, zinc, calcio, ácido fólico y varias vitaminas del grupo B. Mejor verdad? Gracias y un abrazo
    Publicado por Mery el
    • Dic 27 2014
    Responder  
    Vaya mundo en que vivimos el tema del azucar deja mucho que reflexionar. La industria de la alimentacion lo tiene todo friamente calculado. Y pensar que vivimos con el mal dia dia. Gracias por este tema ahora se realmente como actua el azucar dentro de nuestro organismo y lo mortal que es. Y aquellas palabras como la fructosa, jarabe y concentrados llevan mas azucares que la misma azucar refinada.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 30 2014
      Responder  
      hola Mery La industria se mueve por producción y beneficios. Cuanto más vendan mejor. Gracias y un abrazo
    Publicado por Paz el
    • Dic 27 2014
    Responder  
    Una de las trampas es la fructosa, gran error ya que que sus calorias es mayor que el azúcar, y los concentrados de frutas de igual manera son perjudicales para la salud por su alto concentrado en azúcares que nunca especifican los fabricantes correctamente su %, cuando se indica que esta libre o no contiene azúcar, normalmente esta sustituído por edulcorantes, en tu articulo, creo que son tres las pistas a seguir, lo que si puedo dejar como experiencia es que debido a que fui una consumidora alta de azúcar blanca y despues de azúcar morena, desde hace mucho tiempo ya no consumo absolutamente nada, sólo miel pura ó panela (azúcar integral de caña) ésta última conserva puras sus vitaminas y minerales , ya que aún no me gusta la stevia aunque la utilizo para la reposteria por temas familiares de deabetis grupo I, amen de no consumir jamas ningún producto elaborado bien bebidas como refrescos etc.y otros dulces... Un articulo muy interesante y a tomar en cuenta por muchas personas.
    Publicado por Isabella el
    • Dic 27 2014
    Responder  
    Hola Pedro, Pues la verdad que abres un buen debate y que da para mucho...trampas se ven varias, en los refrescos, cocacolas u otros ...da igual todos llevan colorantes artificiales, en algunos países prohibidos pero aquí en España aunque aún no lo estén yo me pregunto porqué no queremos despertar a ese cambio de conciencia pues está claro que información es lo que nos sobra. En el caso de abuelos o padres los puedo disculpar porque quizás no tuvieron tanta información y para ellos lo que decía el médico iba a todas partes, pero que nuestra generación consuma un refresco sabiendo lo que sabe sobre los edulcorantes artificiales, azúcar ...etc es lo que me asombra. A veces le cuento a algún compañero del trabajo a la hora del café que la sacarina que toman cada día varias veces es un veneno y qué me contestan?? Isabella relájate que de algo hay que morir y tú aunque seas tan sana también morirás. Entonces pienso, tan infelices somos en nuestro día a día que no deseamos disfrutar de una salud plena, de la conciencia, de la estabilidad emocional, de un sistema nervioso en armonía??? pues quizás sea eso que no nos gusta esta forma de vida que hemos ido generando ...que ahora sentimos que queremos endulzarla de una manera rápida y sin sentir apenas la alegría de vivir puesto que ya no sabemos como vivir de una manera sencilla y eso no nos deja alimentarnos de un modo sencillo y consciente. Podría decir muchas cosas sobre este tema pero eso ya ..son muchos debates. La otra forma de tomar azúcar en un zumo "CONCENTRADO" que ya para empezar qué es eso de concentrado?? no lleva nada de fruta, totalmente químico, sin nutrientes ni vitaminas, para qué lo tomamos entonces? tenemos sed? pues bebamos Agua!!!!! Y la fructosa??? mássss de lo mismo, no es la natural de la fruta, es sacarosa que en el cuerpo hace trabajar en exceso al hígado para metabolizarla y además nos roba calcio y demás nutrientes como un azúcar blanco más. Bueno Pedro me he extendido mucho, es que este tema me sigue poniendo los pelos de punta y ya no porque la industria nos estafe o lo intente si no porque nosotros tenemos la última palabra y no la ejercemos!!!!Un abrazo.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 30 2014
      Responder  
      Hola Isabella Efectivamente, tenemos más información que nunca en la historia, pero eso no nos hace más grandes...aunque sí quizás más responsables. Empoderémonos con toda la información de la que disponemos y ejerzamos una libertad de elección madura y saludable. Gracias y un abrazo
    Publicado por Paz el
    • Dic 27 2014
    Responder  
    Muy interesante las observaciones, desde hace muchos años conozco la fructosa por personas con Deabetes del grupo I y II, concretamente yo hacia los dulces con ella, ya que no podía ser con azúcar, el resultado era igual o peor en su consumo por estas personas, creo que todo lo que lleve derivados de concentrados de frutas para endulzar o fructosa no son buenas, lo cierto es que yo consumía dos acucarillos con cada café o te, y ahora, desde hace cinco años nada de nada, solo miel pura, jamás he consumido refrescos en latas ni Cocacolas etc, actualmente solo miel y stevia que es de uso normal en mi hogar, así mismo, consumo la Panela procedente de India, todo lo que leo y no tengo mas remedio que hacerlo por ser vegetariana y tener una persona con Deabetes en mi casa, todo lo que contenga Fructosa o jarabes o concentrados me han dado rechazo y creo que precisamente hay dos enunciados en tu artículo comentario la fructosa que al final es concentrado de azúcares de las frutas, el espartamo lo que he leído sobre el no es alentador para la salud, al final son todos dañinos para la salud, lo cierto es que yo personalmente ya no tomo azúcar y he bajado de peso, era adipta al azúcar blanco, morena , (hidratos de carbono) no se si también la miel pura puede traer consecuencias malas en su consumo diario, la stevia seria lo mas recomendable pero aun no esta muy integrada en la alimentación y no gusta mucho a muchas personas.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 30 2014
      Responder  
      Hola Paz La miel tomada en exceso puede perder sus grandes propiedades y amargarse de repente. Como sabes todo en su justa medida. Gracias por tus compartires. Un abrazo
    Publicado por Laura el
    • Dic 25 2014
    Responder  
    Hola Pedro, intentaré contestar a tu pregunta sin desviarme demasiado. Coincido con los comentarios que apuntan a que resulta paranoico comer con miedo a la toxemia o efectos colaterales de tantísimos alimentos, aunque, debo acotar que el azúcar refinada no la consumo conscientemente desde hace algún tiempo. Para mi, el ideal sería comer de manera consciente. Quiero decir, sin llegar a un extremo de radicalidad, nutrirme saludablemente y algo importantísimo, disfrutar del paladar de cada alimento sin que llegue a resultar una obsesión no comer esto o aquello. Como en casi todo, primero mentalizarse y siempre que vayamos en consonancia con nuestra naturaleza, aprender a comer. El tema de las grandes empresas que están detrás de los alimentos prefabricados es bastante patético y me gustaría que eso se regularizara pero todos sabemos de la magnitud de esta parte tan importante en esta historia. En mi caso, aprender y trasmitir a todas las personas allegadas la importancia de conocer que es el azúcar realmente, por ejemplo. La publicidad y el merchandising debiera velar más por la salud y el bienestar de las personas que hacer el juego a los intereses de las grandes compañías productoras de estos alimentos nada saludables. Según mi humilde opinión todo lo que contenga químicos y desmineralización previa, de poder elegir, no los tomaría. Ahora bien, el placer de tomarse una caña o beberse una coca cola es también importante porque la inhibición también es tóxica . Equilibrio y mucha información.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 30 2014
      Responder  
      Hola Laura. La consciencia es fundamental para los cambios. Una vez que tienes el conocimiento, aparece la capacidad de elección. ¿Y por qué no cambiar la palabra "inhibición" por "sustitución"? Equilibrio... ese estado mágico de quietud inestable. Gracias y un abrazo
    Publicado por María el
    • Dic 23 2014
    Responder  
    Gracias Pedro por desgranar tan clara y fácilmente la verdad sobre el azúcar en el artículo. La trampa del producto ecológico es la fructosa, que al no ser la natural presente en la fruta, si no añadida artificialmente, no va acompañada de todos los nutrientes y aportes de la fruta necesarios para su óptima metabolización en el organismo (además de que el zumo a partir de concentrado es una estafa, ya tampoco es fruta...). Y de esta forma acaba produciendo los mismos efectos que el azúcar refinado. En cuanto a la etiqueta de la coca-cola zero no sabía que el ciclamato de sodio era el edulcorante, pero un nombre más o un nombre menos, solo al ver los ingredientes de cualquier bebida de lata es para salir corriendo! (y no solo de las bebidas enlatadas claro). Van aumentando los diferentes etiquetados de los venenos que tratan de esclavizarnos... Lo que puedo aportar desde mi reflexión personal y experiencia es que en el fondo de todo este entramado químico de ingeniería alimentaria se esconde el objetivo escondido de controlar nuestra bioquímica, y con ella nuestra energía, nuestras emociones y nuestra conducta. Si no funcionamos "bien", entonces nuestra chispa vital puede ser aprovechada y manipulada, y sin siquiera darnos cuenta. Ante esto, otro tema que aparece es el de la responsabilidad. Si no nos damos cuenta, entonces no hay ninguna esclavitud de la que salir, pero...si comenzamos a despertar y a darnos cuenta, entonces el panorama se presenta difícil, aparece un camino no siempre fácil, de discernimiento y de ir asumiendo progresivamente la responsabilidad, pues esa maquinaria no es ajena a nosotros. La sostenemos al seguir alimentándola y alimentándonos de ella. Y lo hacemos no solo con la comida procesada con la que creemos que ganamos más tiempo para "vivir", si no con la desconexión de nuestras emociones y de lo que sentimos. Es un círculo que se retroalimenta, pues el veneno que consumimos lo perpetra, y no es muy diferente del veneno de no escuchar la voz interna que siempre en algún momento se pregunta ¿qué vida estoy viviendo? ¿quién soy? ¿por qué sigo una vida en la que no soy feliz? Si la escuchas, puedes empezar a "desprogramarte" y a vivir realmente. Lanzo una pregunta ¿qué sentido tiene ese "ganar tiempo" con productos elaborados y procesados para poder perderlo en consumir más, en trabajar más, etc etc, y vivir enganchado al estrés que la supuesta modernidad genera? Aquí ya entraríamos en un debate sobre el tiempo, el disfrute del ahora, la vuelta a lo sencillo y lo natural...a Vivir la Vida :D Quizá para otra ocasión si te apetece Pedro! Gracias!
      Publicado por Pedro el
      • Dic 23 2014
      Responder  
      Hola María. Me ha encantado tu comentario. La ventana que abres ilumina y deja ver un paisaje precioso. Recojo tus preguntas, que se merecen respuesta pausada y meditada. De momento las anoto junto con otras en mi bloc de réplicas. Un bloc que cada vez está más contento. Gracias y un abrazo.
    Publicado por Susana Y.C. el
    • Dic 23 2014
    Responder  
    Hola Pedro, hola a Tod@s!Cada vez que aprendo cosas nuevas, más consciente soy del trabajo que tenemos por delante.La verdad que la industria alimenticia no nos lo pone nada fácil. Elegir alimentos para alimentarnos y nutrirnos correctamente, se combierte, podemos decir, "en todo un arte".Me parece increible que no nos podamos fiar ni siquiera de los productos ecologicos o bio. no solo tenemos que estar pendientes de su origen, si no de sus componentes, aditivos...la sucarosa química está en todas partes!Tuve una experiencia en una casa de reposo de filosofia higienista el verano pasado. Comí sin ningún tipo de aditivo durante una semana. Curiosamente en este periodo, sentí como mi hambre fué mermando día a día y casi pude llegar a un ayuno sin pasar hambre! (me faltaron dias). Que bien se está sin picos altos de glucosa en sangre! y que duro fué volver a las rutinas sociales....Un Abrazo Grande, nos vemos a la vuelta compañer@s! :)
      Publicado por Pedro el
      • Dic 23 2014
      Responder  
      Hola Susana. Como dices en el momento que empezamos a reducir la ingesta habitual y desmesurada de azúcar el ritmo metabólico se estabiliza y la sensación de hambre se equilibra, dándonos cuenta que podemos llevar una alimentación más ligera y saludable. Con esto, nuestra energía ya no se congestiona en el proceso digestivo. Los ayunos son una buena manera de darnos cuenta de estos procesos. Gracias por tu valioso testimonio. Un abrazo
    Publicado por Ana el
    • Dic 22 2014
    Responder  
    La respuesta a la pregunta está clara ya que se deduce de la lectura del artículo, "blanco y en botella"... la respuesta sería que la trampa está en la utilización de la fructosa como edulcorante. Pero, ¿hay una trampa? ¿hay dos? ¿o quizás haya tres?... ¿Beber zumos de fruta es lo mismo que comer fruta? Los zumos elaborados a base de concentrados de frutas se fabrican a partir de zumo exprimido previamente que ha seguido un tratamiento de conservación y de deshidratación (a veces hasta del 80%), y que se ha mezclado con agua. En este proceso se pierden multitud de propiedades. Cuando hacemos un zumo en casa no sufre ningún proceso, aunque algunas vitaminas se pierden al cambiar el estado de la fruta, sin embargo sería la opción más saludable si elegimos tomar zumo pero debemos consumirlo recién exprimido para aprovechar mejor los nutrientes. Aunque dicho todo esto, la verdad es que en mi opinión es un poco locura buscar las "trampas" en todo lo que comemos o bebemos (comer lechuga tiene muchos beneficios pero, si se consume en EXCESO, puede llegar a tener algunas contraindicaciones...) Guauuuu que miedo da tener la sensación de ir caminando por un campo de minas cada vez que vaya a ingerir cualquier cosa pensando en los "efectos malignos" que puede tener en mi cuerpo. Pienso que para tener una alimentación "sana" hay que comer con la medida o "dosis" adecuada. En "el termino medio está la virtud" ¿no? Aunque si se trata de encontrar la trampa... ¿cuál es la "dosis" adecuada?¿qué es HOY totalmente sano? ¿dónde está el "termino medio"? Pedro ahí te dejo mi particular cacao mental, que espero aclarar a lo largo de los años que me quedan de estudio. Muchas gracias por todo.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 23 2014
      Responder  
      Hola Ana. Qué buena aportación. Recojo todas las preguntas que haces y las guardo en mi bloc de notas. De todas formas gran parte de ellas se contestan a la reflexionando y dando respuesta a la siguiente pregunta: ¿qué es verdaderamente salud? Hablaremos sobre ello. Gracias por tu comentario y un abrazo.
    Publicado por Verónica A. el
    • Dic 20 2014
    Responder  
    Buenas noches, yo creo que la trampa está en hacernos creer que los productos que llevan fructosa son saludables por considerar que es el azúcar de la fruta, pero la realidad es que la fructosa que nos venden para endulzar o que se incluye en productos supuestamente naturales es en realidad sacarosa a la que le han quitado la glucosa , pero en realidad causan problemas similares. Yo caí durante mucho tiempo en esa trampa y consumi fructosa pensando que hacía una buena elección, hasta que he ido descubriendo que estaba engañada. Hasta llegue a tener el colesterol por las nubes y ahora entiendo el porque, la fructosa se metabólica en grasa en el hígado , vamos que e de saludable nada, es una trampa total. Así que lo mejor es comer fruta que contienen fructuosa sin procesar y ahi si que no hay trampa. Respecto a la otra etiqueta he leído que el ciclomato de sodio es un edulcorante artificial y que incluso está prohibido en países como Estados Unidos, asi que muy saludable no parece ser.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 21 2014
      Responder  
      Hola Verónica, brillante tu aportación. Efectivamente es como indicas. Como están ahora tus niveles de colesterol? Espero que bien. Respecto al amigo ciclamato efectivamente es un compuesto muy controvertido, eximido de peligrosidad por estudios financiados por compañías que lo utilizan en sus productos. Cocacola por ejemplo. gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo.
    Publicado por Yessica el
    • Dic 18 2014
    Responder  
    Pedro has escrito un articulo muy interesante en muchos aspectos, no solo porque es importantisimo que nos demos cuenta del veneno que nos metemos dia con dia, que es lo que hace enfermar, mas bien que no estamos enfermos sino envenenados.... Pero si un dulce veneno que es el azucar blanco, que aunque los que sepamos un poco de nutricion sabemos lo malo que es, tambien sabemos lo dificil que puede resultar sacarla de nuestro consumo. En lo personal desde chica he sabido que el azucar blanco es malisimo, en casa la sustituiamos en aquel entonces por azucar moreno, sin embargo en todos los productos que consumimos diariamente, es decir los procesados en super o bien en pastelerias o restaurantes es como que dificilmente no esta presente. Hasta en el pan integral de barra que venden en los supermercados le ponen azucar, las galletas, zumos ni se diga, refrescos todo, es como que no queda otra opcion o comes en casa y. Preparas todo o lo tienes dificil y aun asi, existe lo que acabas de decir las confusiones, porque luego empezaron con que la fructosa si era buena, menos mal que a tiempo supimos que no era asi, pero ahora que leo pues hay mas terminos que yo ignoraba como pensando que la miel de agave era buena, o las melazas o los jarabes de maiz y de arroz, total que esta por todo!!! O sea ya no es solo no comas un dulce o no comas un chocolate o un pastel o un refresco, es ya no tomes zumos disque naturales que sale peor, o bien algunos productos o recetas que te dan disque naturales y endulzadas con alguno de estos ingredientes... Total que existe mucha desinformacion y nos han invadido con veneno presentado en sus formas mas deliciosas caray..que horrror ...ojala existiera mas conciencia de la gente para no consumir estas cosas, en mi experiencia fuera del ambito de la gente que le interesa y se interesa o se ha llegado a enfermar que se comienza a preocupar por una alimentacion sana, si no, la gente hasta te hace el feo como que eres raro de no querer esas cosas, socialmente en una fiesta ya sea de adultos o infantil, en eventos, etc es lo que te ofrecen....si no consumieramos estos productos la mayoria de la gente, entonces podriamos lograr algun cambio y asi obligar a los supermercados, restaurantes, etc a tener otro tipo de opciones....GRACIAS por informarnos y sacar articulos asi para que cada vez haya mas gente consciente de que hay detras de lo que consumimos
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Efectivamente Yessica, a través de la conciencia de la gente es como vamos cambiando realmente nuestro mundo. Recuerdo hace 15 años pedir un té verde en una cafetería era una herejía…los camareros te miraban con cara de póker y te respondían: quieres decir poleo menta? eso si tengo…pues bien fíjate lo que ha cambiado la cosa respecto a las infusiones en los bares pues son demandados. Con la leche de soja en los cafés va pasando poco a poco. Cada vez son más locales los que la tienen para dar respuesta a los clientes. La conciencia es el verdadero motor del cambio. Gracias y un abrazo
    Publicado por CARMEN GARCÍA MUÑOZ el
    • Dic 18 2014
    Responder  
    CONCENTRADO DE PIÑA Y FRUCTOSA
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Gracias Carmen un abrazo
    Publicado por Rosa Blazquez el
    • Dic 18 2014
    Responder  
    En la primera etiqueta dejan bastante claro que los hidratos de carbono que lleva son todo azúcares, en la segunda ponen "ecológico" supongo que para que fijemos nuestra vista en la palabra y pensemos uy, que sano es...cuando en realidad la fructosa que contiene es igual de dañino. En la tercera etiqueta solo me suenan las palabras "edulcorantes" y "aspartamo", esta última por algunos artículos que he podido leer sobre ello es mejor evitarlo por todos los efectos secundarios que conlleva, los demás edulcorantes solo por el nombre que tienen ya dan miedito.....Por otra parte, en todas las etiquetas dejan claro que, o bien contiene muy pocos nutrientes (proteínas, etc...)o directamente ningún nutriente, por lo que la trampa aparte del azúcar es que no tienen ningún valor nutricional.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Hola Rosa. Alimentos con calorías vacías! El asunto de la tercera etiqueta es más espinoso y ambiguo aún. Dará para otro post específico. Pero me interesa que cojáis perspectiva de como la industria alimenticia gestiona el asunto de los azúcares y sus alternativas, llegando a endulcorantes de gran especificidad. La mayoría de estos últimos en tela de juicio por su vinculación con determinados cánceres. Gracias Rosa y un abrazo
    Publicado por marta el
    • Dic 18 2014
    Responder  
    La trampa, en mi opinión es la palabra "fructosa" que a simple vista nos puede parecer como saludable, ya que estamos acostumbrados a relacionarla con el azúcar de la fruta, que así es, pero no deja de ser, como todo en exceso, perjudicial para nuestra salud. Por lo tanto, si tomamos una dosis normal de fruta y verduras a lo largo del día y añadimos por otro lado la fructosa "escondida"en algunos alimentos podemos sobrepasarnos. El problema se encuentra que a pesar de que la fructosa no eleve el índice glucémico, sí que es metabolizada en el hígado. Esto produce un aumento de ghrelina en sangre y reduciendo los niveles de insulina y leptina. Como la insulina y la leptina inhiben el apetito y la ghrelina lo incrementa, la ingesta de fructosa no nos sacia y la persona ingiere más alimentos, por eso se puede engordar. Por lo que no digo que no se pueda consumir, pero como todo en esta vida, en su justa medida :)
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Brillante Marta!! Uno de los factores determinantes de la toxicidad de una sustancia es su cantidad. Si abusamos se convierte en perjudicial. Algo tan habitual como el NaCl o sal común, puede ser mortal a elevadas dosis. Hasta el agua en exceso puede ser dañino!!! Todo en su justa medida. Gracias Marta y un abrazo
    Publicado por Sylvia el
    • Dic 18 2014
    Responder  
    Hay trampa en los dos ingredientes que contiene el producto artesanal. Por un lado, el zumo procedente de concentrado, en cuyo proceso de elaboración primero se ha extraído la pulpa con toda su fibra y nutrientes para deshidratar el producto, después se le ha añadido agua con ¡azúcar! para tratar de suplir el sabor previamente eliminado y como no, conservantes para alargar su fecha de caducidad. Por otro lado, la fructosa, azúcar que suena a saludable por esto de estar en la fruta, con la diferencia de que cuando comemos fruta ingerimos también fibra, vitaminas, minerales, agua… no sólo nuestro hígado, encargado de procesarla nos lo agradece porque la cantidad es menor, sino que también la metabolizamos más lentamente y nos sentimos saciados, lo contrario que con la versión de laboratorio, que vuelve a meternos en el ciclo sin fin azúcar, hambre, azúcar, hambre…La parte pesimista del asunto es que, si toda la sociedad ya conoce hace décadas los peligros del tabaco y es ahora cuando empieza a experimentarse un cambio de conciencia, ¿es posible una transformación en algo tan arraigado como nuestro concepto de alimentación? Desde niños somos premiados y reconfortados con azúcar, la comida es el relleno de nuestros vacíos interiores y en nuestro estilo de vida cada vez hay más comida y más vacíos interiores. La adicción va más allá de los procesos puramente físicos.La parte positiva es que, aunque las perspectivas no son muy alentadoras y el camino puede no ser fácil, en mi opinión es posible tomar la decisión de una alimentación consciente, sin obsesiones, ¡pero siendo libres para elegir como individuos qué combustible ponemos en nuestro motor!Gracias por el artículo, es un tema muy interesante que dará para largo y tendido también en las clases, que seguro se nos quedarán cortas.
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Sylvia el tema de la adicción al azúcar que se crea como mecanismo de compensación a los vaivenes de neurotransmisores que provoca las variaciones de glucosa en sangre con fascinantes. Algunos autores hablan de ratas de laboratorio que disponiendo de azúcar y cocaína, acaban prefiriendo el azúcar. Increible. Gracias y un abrazo
    Publicado por Lía el
    • Dic 17 2014
    Responder  
    Creo que hay dos trampas. Una es la palabra "fructosa" que es azúcar; y por otro lado, creo que "los concentrados" deben llevar más azúcar de lo razonable
      Publicado por Pedro el
      • Dic 19 2014
      Responder  
      Gracias Lía, un abrazo

    Déjanos un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR