Síguenos:
    Compártelo en

Aparigraha. Sutras del corazón.

sutras recuperacion pedro arce

 

Yoga sutra: 2.39 

Aparigraha sthairye janma kathanta sambodhah

“Aquel que se mantiene con firmeza en el desapego (Aparigraha), llega al conocimiento profundo de si mismo”                                                                                                          

                                                                                                                                                         Patanjali

Era domingo por la tarde. -“¿Puede haber algo más triste que un domingo por la tarde sin pareja?”- Pensaba Cris.

Allí estaba, inmóvil. Mirando por la ventana de su cuarto aquella calle impersonal. No podía evitar sentirse la chica más solitaria de Madrid. No tenía planes y la tarde en soledad se le quedaba muy, pero que muy grande. Había hecho su práctica de yoga matutina. Gracias a su “nueva vida” los Domingos por las mañanas ya no eran sinónimo de resacas, dolores de cabeza o arrepentimientos sobre lo que había pasado la noche anterior. Llevaba 6 meses con el propósito de prescindir de las drogas, el tabaco y el alcohol. Estaba limpia, practicaba yoga, comía sano…Pero aquella tarde se sentía fatal.

Tenía el móvil encima de la cama. Panza arriba. Todavía iluminado con el último wasap de su amiga:

-“lo siento Cris… imposible quedar hoy. Me voy con Luís a la sierra”-Seguido de un montón de emoticonos de besos y corazones.

Su cabeza se convirtió en un enjambre de pensamientos de autocompasión.

-“Claro, si yo tuviera también novio todo sería más fácil. Podría quedar con él y pasar la tarde juntos.”- Pensó. No pudo evitar sentir cierta envidia y auto conmiseración por su realidad sentimental. Llevaba varios meses sola, y tenía pinta que iba para largo.

 

Sabía en lo más profundo que después de un montón de relaciones que no pasaban de los dos años había algo que no funcionaba. Siempre se lo había achacado a sus novios: “Que si unos eran demasiado fiestas. Que si otros pasaban de todo”.  Pero después de su última experiencia había decidido afrontar su parte de responsabilidad. Había empezado a “ver” que ella no sabía estar sola. Que necesitaba estar siempre distraída, activa, en compañía. Esto, momentáneamente la hacía calmar esa sensación de vacío interior. Amortiguaba su sufrimiento interno, Dukkha. Pero al final, al echar la vista atrás, la experiencia le había demostrado que a largo plazo, estas escapatorias nunca habían salido bien.

 

A pesar de sentirse ansiosa, sabía que tenía que permanecer firme en su decisión. Esa sensación de desasosiego formaba parte de su crecimiento personal. Sabía que si buscaba una relación para taparlo, estaría haciendo lo que siempre había hecho, huir. Hacer más profundo su Samskara.

Cris tenía mucha esperanza en su práctica de yoga. También sabía, porque le había pasado otras veces, que el malestar pasaría. Que muy probablemente el día siguiente se sentiría diferente. Y aunque no era su mejor momento, por dentro algo nuevo se estaba fraguando. Estaba fortalecida.

Pedro Arce

pedro arce cifuentes

 

Post relacionados: Soltar

¿Quieres aprender un YOGA que sea más que unas cuantas posturas?

Conoce nuestra formación en YOGA AYURVÉDICO

 

centro mahat aiya

Publicado por Pedro / Publicado el 10 Jul
  • Comentarios del post 0

    Déjanos un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR